1/5

REFLEXOLOGIA

​

En el método de la Reflexología entendemos que la estimulación de ciertas partes de la piel o de los tejidos del cuerpo tiene un efecto sobre los órganos internos y el bienestar emocional.

 

En la medicina del Lejano Oriente los puntos de Reflexología han sido conocidos desde hace milenios. Según esta práctica, las diferentes áreas de la piel y los distintos órganos del cuerpo se hayan conectados entre sí por caminos meridianos energéticos. Las conexiones entre los órganos internos y los segmentos del cuerpo se utilizan en las diversas técnicas de Reflexología en la dirección opuesta: masajeando las zonas afectadas, la función del órgano correspondiente se verá afectada positivamente. Esta forma de la Reflexología -a menudo conocida como tratamiento segmental- es un tratamiento médico reconocido.

 

El tratamiento de Reflexología se lleva a cabo mediante estímulos tales como la presión, el masaje o determinados estímulos térmicos, mecánicos o eléctricos. El estímulo actúa mediante la Reflexología y desencadena un proceso de curación de sobre los órganos internos. Las fuerzas de autocuración se activan y la energía puede fluir libremente de nuevo. El cuerpo entra en equilibrio y la enfermedad se resuelve. Los estímulos aplicados incluyen la acupresión o la acupuntura. Estudios científicos modernos han confirmado la eficacia de este método probado sobre distintas molestias, promoviendo:

 

  • La estimulación de las funciones de la circulación, de órganos y de la glándula de sangre

  • La estimulación de la excreción de los depósitos, los residuos y toxinas

  • El flujo de energía a través del cuerpo

  • La movilización de las defensas del organismo

  • La disolución de bloqueos y zonas de interferencia tales como cicatrices

  • La capacidad de regeneración

  • El alivio del dolor

  • El bienestar físico y el psicológico