1/5

MASAJE CON PIEDRAS CALIENTES

​

El masaje con piedras calientes es un masaje de origen asiático que permite la relajación, así como una armoniosa unión de cuerpo y mente. Tras el masaje con piedras calientes, los pacientes experimentan una novedosa sensación de claridad mental. Con este masaje se estimulan los centros de energía del cuerpo.

 

Para el masaje se utilizan piedras de basalto especiales, que se calientan en un baño de agua a aproximadamente 60°C. Mientras tanto, el cuerpo se frota con aceite caliente y se dibujan líneas con un pincel de puntas a lo largo de la columna vertebral hasta los pies. A continuación se colocan las piedras calientes sobre el cuerpo, de modo que desarrollen plenamente sus propiedades curativas. Dado que las piedras de basalto calentadas previamente pueden almacenar calor durante un tiempo sorprendentemente largo, este calor penetra en las regiones más profundas del cuerpo.

 

Pero el masaje con piedras calientes alivia no solo la tensión, sino que también estimula la circulación de la sangre, lo que resulta en un aumento de la actividad celular y por lo tanto aumenta la oxigenación y el intercambio de nutrientes. El cuerpo es liberado de las toxinas: el flujo sanguíneo se incrementa, el sistema linfático se activa. El ciclo energético se armoniza, los bloqueos se disuelven y se libera energía de nuevo. El masaje con piedras calientes también tiene un efecto positivo en la psique y por lo tanto proporciona la armonía física, mental y espiritual.