1/5

REIKI

​

El tratamiento de Reiki comienza con una explicación introductoria sobre qué es el Reiki, cómo funciona y qué se observa al final del tratamiento. De esta forma, una vez haya sido informado sobre lo que "sucede" durante el tratamiento, usted podrá relajarse mejor. A continuación el paciente se relaja en la mesa de masaje, cierra los ojos y disfruta de una música tranquila, meditación y tratamiento con luz.

 

Durante el tratamiento, se colocan las manos sin aplicar presión en ciertas posiciones del cuerpo y se incorpora la energía Reiki. La energía Reiki puede percibirse de diferentes maneras: como una sensación de hormigueo, punzadas, calor o frío. Finalmente se mantiene una conversación en la que se puede comentar la experiencia.

 

El Reiki es una energía natural que nos rodea, y que es indispensable para vivir. Es omnipresente, se encuentra en todas partes a la vez, aunque no obligatoriamente de forma física: el Reiki es pura energía espiritual. El trabajo con Reiki dirige esta energía vital a través del cuerpo de la persona que busca curación.

 

El Reiki puede normalizar las funciones glandulares y de los órganos. Cada célula se ve alimentada con nuevos impulsos de vida, se reducen el estrés y la tensión. Cuerpo, mente y alma entran en una armonía saludable. Tratamientos de Reiki regulares son a veces aconsejables para mantener una buena salud en todas las edades.